Miguel Dalmau, alcalde de Utebo, compareció en representación de la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP) ante la Comisión de Estudio sobre el Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA) en las Cortes de Aragón en la sesión del lunes 5 de noviembre.

Dalmau expuso en la Comisión las líneas aprobadas por la Ejecutiva de la FAMCP en relación con el ICA. El alcalde de Utebo fue tajante ante la idea de que exista un desequilibrio en la aplicación del impuesto y que unos ciudadanos vayan a pagar más que otros. Para Dalmau eso es “rotundamente falso, mentira, no es cierto”. En su opinión, “el debate no se produce por el impuesto, sino por movimientos políticos para no pagar algo que es de justicia”.  El representante de la FAMCP reclamó “cultura y fomento del ahorro de agua”, que “quien contamine pague” y, “principalmente, solidaridad”.

En la declaración sobre el ICA aprobada por la Ejecutiva, la organización municipalista manifestó su respaldo a los esfuerzos de las administraciones por incorporar un mecanismo fiscal que dé cumplimiento a las medidas medioambientales exigibles, así como su apoyo a los ayuntamientos que tratan de cumplir con sus obligaciones en cuanto a la depuración de las aguas residuales.

La FAMCP considera que existe un alto grado de convencimiento entre los ayuntamientos aragoneses sobre la necesidad de contribuir al sostenimiento del medio ambiente y conseguir que nuestros ríos estén limpios. Sin embargo, ese espíritu medioambiental debe reforzarse con la atención a las demandas de los ciudadanos y la compensación a sus esfuerzos en un territorio desequilibrado en el que, sin la solidaridad de todos, algunos no podrían cumplir con sus obligaciones y resolver sus necesidades.

Para la FAMCP, el equilibrio entre los ciudadanos aragoneses con respecto al ICA es correcto, y paga lo mismo el usuario de Zaragoza que el de cualquier otro municipio. No obstante, aboga por compensar a los ayuntamientos que carecen de depuradora por las sanciones que les imponen desde otras administraciones al no haber llegado al cumplimiento de sus obligaciones no contaminantes.

Desde la FAMCP siempre se ha defendido y creído el criterio de solidaridad entre todos los ciudadanos de Aragón, aunque la aplicación del ICA al conjunto de los usuarios aragoneses no debe ser sistemática e insensible, sino contemplar las circunstancias y el esfuerzo realizado por cada uno.

Así, la FAMCP plantea modificar la norma de aplicación del ICA para contemplar criterios como las circunstancias de vulnerabilidad o exclusión social de las familias, introducir en las tarifas del impuesto reformas que fomenten el ahorro del agua y el compromiso con la idea de no contaminar.

Compartir en redes sociales